Los pavimentos de hormigón pulido, son parecidos a los pavimentos de hormigón impreso, pero están destinados preferentemente a espacios interiores, dado que los pulidos en general transmiten una sensación de limpieza y de ambiente natural, pero no debemos olvidarnos que en exteriores tenemos una gran cantidad de ejemplos como frontones, aparcamientos y todo tipo de pistas deportivas.

El hormigón pulido se ha convertido en una fuerte tendencia durante estos últimos años. Y es que las construcciones con pavimento pulido se han vuelto populares debido a su fácil mantenimiento a través de los años, tanto para propiedades comerciales así como para las residenciales. Otro factor a considerar es el avance de tecnología en el tratamiento del hormigón pulido y en el equipo que se requiere para su instalación.

Claro que cuando te pones a pensar en el desempeño superior y durabilidad que posee el hormigón pulido a comparación de otros materiales, es fácil deducir porque se usa preferentemente en lugares como oficinas, almacenes y centros comerciales. Pero antes de continuar detallando más sobre porque deberías optar por instalar un pavimento pulido, primero veamos lo básico: ¿Qué es el hormigón pulido?

Se trata de un derivado del hormigón que pasa por un proceso especial de lijado y pulido, lo que le permite obtener un aspecto más estético y refinado.

Ventajas del Hormigón Pulido

Ahora, veamos algunas de las muchas ventajas de utilizar este material en nuestra construcción:

  • Diseño – Este tipo de pavimento ofrece muchas posibilidades como colores inesperados, personalización, incustaciones de diversos tipos de materiales como el cristal.
  • Bajo mantenimiento – Cualquier tratamiento de limpieza aplicado a este tipo de piso cumplirá su objetivo de forma rápida y efectiva. Debido a que la superficie es densa y dura, no hay cabida para que se forme suciedad o haya grietas donde se esconda, así que limpiar el pavimento será más fácil que nunca, además resistirá un uso intensivo durante años y estará protegido contra todo tipo de grasas y detergentes.
  • Durabilidad – El pavimento pulido es extremadamente duradero ya que se integra directamente al concreto. No se astilla o genera grietas. Por ello frecuentemente es elegido para colocarse en lugares de trabajos industriales, ya que resiste mucho más peso, a diferencia de sus competidores que se rompen o dañan al mínimo exceso de peso.

Aplicación del Hormigón Pulido

El pavimento de hormigón pulido, consiste en extender una solera de hormigón elaborado en planta, y que una vez vertido es nivelado con láser o cuerdas.

A la superficie fresca de hormigón se le aplican los áridos y minerales, y colorantes necesarios para darle la terminación deseada.

Le aconsejamos el tipo de hormigón en función del uso al que se destine. Para reforzarle utilizamos mallas o fibras de poliuretano.
El aspecto brillante se consigue con fratasadoras o helicópteros tras varias pasadas al pavimento.

 

Acabados del hormigón Pulido

Fratasado:  Es el sistema tradicional por excelencia de Pavimentación industrial. Su realización en tres fases, tales como vertido y extendido del hormigón, dotación de los materiales necesarios como cemento, cuarzo, y en ocasiones corindón coloreado, y por último la aplicación de la maquinaria especializada, que nos da la obtención de una superficie uniforme, resistente, lisa y duradera. Este sistema se utiliza tanto en interiores: viviendas, garajes, naves, como en exteriores: patios, pistas, pasillos exteriores de naves… Este mismo pavimento puede tener acabado semifino, gracias a su rugosidad nos permite obtener un acabado antideslizante, por lo que es especialmente utilizado en zonas de pendiente.