Ahora, veamos algunas de las muchas ventajas de utilizar este material en nuestra construcción:

  • Diseño:
    Este tipo de pavimento ofrece muchas posibilidades como colores inesperados, personalización, incustaciones de diversos tipos de materiales como el cristal.
  • Bajo mantenimiento:
    Cualquier tratamiento de limpieza aplicado a este tipo de piso cumplirá su objetivo de forma rápida y efectiva. Debido a que la superficie es densa y dura, no hay cabida para que se forme suciedad o haya grietas donde se esconda, así que limpiar el pavimento será más fácil que nunca, además resistirá un uso intensivo durante años y estará protegido contra todo tipo de grasas y detergentes.
  • Durabilidad:
    El pavimento pulido es extremadamente duradero ya que se integra directamente al concreto. No se astilla o genera grietas. Por ello frecuentemente es elegido para colocarse en lugares de trabajos industriales, ya que resiste mucho más peso, a diferencia de sus competidores que se rompen o dañan al mínimo exceso de peso.